domingo, 22 de diciembre de 2013

La madre más joven de la historia: 5 años







El 14 de mayo de 1939, en un hospital de Pisco (Perú), nació Gerardo Medina. Lo especial de Gerardo es que fue hijo de la madre mas joven de la cual se tiene registro en la historia de la humanidad: Lina Medina.


A Lina Medina le creció tanto el vientre que su madre la llevó con chamanes. Ellos creían que tenía una culebra dentro. Se la habrí­a metido Apu, un espí­ritu inca. La sometieron a diversos ritos. Hasta que desistieron porque su barriga segu­ía aumentando. Tiburcio Medina, su padre, la llevó al centro médico más cercano. Fueron 70 kilómetros de caminata desde Antacancha, un pobre poblado de Huancavelica, a la ciudad de Pisco. El doctor Gerardo Lozada la auscultó pensando que era un inmenso tumor.



«Es un bebé de ocho meses», terminó gritando el médico a Tiburcio. Llamó luego a la policía y encarcelaron al padre como único sospechoso. A los cinco años, siete meses y 21 dí­as, Lina Medina se convirtió en madre. Era el 14 de mayo de 1939, dÃía de la madre en el país. Y con, 2,7 kilos de peso y 48 centímetros de estatura, Gerardo Medina vino a este mundo.



Registra este hecho la Academia Americana de Obstetricia y Ginecologí­a. Su ficha médica indica que comenzó a menstruar a los dos años y ocho meses. A los tres meses tení­a vello púbico. La ficha policial registra que su padre fue liberado y que nunca se conoció al culpable. En Antacancha creen que Gerardo nació«de la semilla del dios Sol».

Lina, quien se casó a la edad de 33 años y tuvo otro hijo en 1972, reside actualmente junto a su esposo Raúl Jurado en un miserable suburbio de Lima conocido por su alta peligrosidad como Pequeña Chicago.

Su primogénito Gerardo, por su parte, creció creyendo que Lina era su hermana. Hasta que, al cumplir 10 años, descubrió la verdad. Falleció de una rara enfermedad en la médula ósea en 1979. Pero no se ha establecido que su mal guarde relación con las extraordinarias circunstancias de su nacimiento en 1939.



Acosada por los periodistas, Lina, según su marido, creció prudente e introvertida. Su ostracismo de niña devenida madre fue consecuencia de una época en la que la virginidad era un contenido importante de la moral. Llegaron a decir que Lina era otra Virgen Marí­a que concibió sin cometer pecado original por obra y gracia del Espí­ritu Santo. Todavía hoy en el pueblo de Antacancha creen que Gerardo fue hijo del Sol.



No hay comentarios:

Publicar un comentario